¿QUÉ TE FALTA PARA SER FELIZ?

Es posible que por ahora no tengas una pareja que te acompañe, o que tu relación actual no sea lo que tú esperabas.
Puede ser que en el trabajo las coas se estén poniendo complicadas, que tu jefe sea un dolor de… cabeza.
Tal vez tu familia no sea perfecta y eso te genere algunos malestares.
Y después de todo esto, es muy normal que te preguntes ¿Y la felicidad, en dónde se encuentra?

Las cosas pueden no ser como te imaginas o como quisieras, y generalmente nos quedamos atrapadas en la visión de lo que es nuestra realidad. Pero lo importante aquí es que notemos los detalles que nos indican que las cosas siempre pueden resolverse.

¿Cuáles son estos detalles?
Es necesario darnos cuenta que todos los días, al menos por un momento, una sonrisa se dibuja en nuestro rostro, que al menos una vez en el día sentimos que nuestro corazón late de alegría, y esto nos indica que a pesar de la realidad en la que vivimos, existe la posibilidad de vivir en tranquilidad.

En verdad, todo es una cuestión de atención. Tómate un par de minutos y pregúntate lo siguiente:
¿En dónde tengo puesta mi atención?
Tal vez esa atención esté puesta en los problemas que sientes que todos los días se presentan ante ti, y obviamente esto genera estrés, enojo, angustia, etc.

Ahora, trata de pensar por un momento en aquellas cosas que actualmente te traen alegría. Al menos una situación de tu vida que te da calma. Mantén tu atención ahí el mayor tiempo posible y verás que poco a poco empiezas a pensar en más cosas que te generan felicidad.

Sí, todo es cuestión de enfoque. Cuando nos centramos en nuestros problemas nuestra mente se ocupa de preocuparse. Por el contario, cuando vemos que hay cosas que en nuestra vida nos dan alegría, la mente comienza un proceso de creatividad mediante el cual llegarán mágicamente soluciones para nuestros problemas.

Hay que tener siempre en cuenta que todo pasa, que nada es permanente, ninguno de nuestros problemas será eterno, por lo que tienen solución. Tomar decisiones es necesario. El decir “ya no quiero esto” te puede liberar.

Después de saber lo que ya no queremos para nuestra vida, tendremos que tomar ciertas decisiones que tal vez sean complicadas, pero que nos liberarán de los problemas y darán paso a la alegría de vivir diariamente.

Vamos, todas juntas podemos cambiar nuestra forma de vivir. En lugar de pensar en nuestros problemas, veamos que existen situaciones hermosas que experimentamos a diario y a partir de ellas liberémonos de lo que ya no queremos.

Estamos juntas, vamos en el mismo camino y a la distancia nos tomamos de la mano latiendo como un solo corazón.
Para ser feliz sólo te hace falta QUERER SER FELIZ.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search